32136195

¡Carpe Diem!


El próximo Lunes arranca el penúltimo mes del 2011 y la pregunta que se impone hacer es: ¿a dónde caraxos se fue el año? No sé si a ustedes les haya pasado pero a mí entre que me encontraba haciendo propósitos de Año Nuevo y el día de hoy no parece haber más que un parpadeo. El tiempo vuela y ahí viene el caótico Diciembre en el que hasta los planes más férreos se ven trastornados por la búsqueda de regalitos, las visitas inesperadas, las posadas de la chamba y las fiestas con los cuates.

Por eso Noviembre tiene un valor especial: quizá esta sea nuestra última chance de lograr algo de lo que nos propusimos el 1 de Enero y que se fue olvidando en el diario tráfago de nuestros días.

La verdad es que cambiar no es tan complicado: basta repetir consistentemente una conducta 24 días para crear un hábito. El problema es que cuando inicia el año queremos cambiarlo todo de golpe y porrazo (este año voy a enflacar, hacer ejercicio diario, ahorrar más, ser más amable, leer más y etc, etc). Pero intentar cambiarlo todo a la vez no funciona y en dos semanas estamos de regreso en nuestra zona de confort: la dieta rota, la credencial del gimnasio olvidada, el libro acumulando polvo, y el genio a tope.

Y llega Noviembre y comenzamos a vislumbrar que haber pospuesto esos cambios que tan alegremente emprendimos en Enero, tiene su costo: estamos igual o peor que hace un año y se comienza a formar la idea en nuestra mente de que el “año que viene SI vamos a cambiar”… Nomás deja que pase la Navidad. Y vuelta al eterno retorno: otro año, otros propósitos, otros fracasos.

Locura, diría Einstein, porque locura es esperar diferentes resultados siguiendo año con año el mismo proceso. Así que ¿por qué no aprovechar el penúltimo mes del 2011 para hacer un experimento? Tomar UNO (sólo uno) de los propósitos que nos hicimos en Enero y perseguirlo consistentemente a lo largo del mes de Noviembre. A diario. Sin excusas. 30x.

Y es que no se trata de redimir toda la mediocridad del año en un mes. Se trata de agarrar vuelito para el año que entra. ¿Que no vas a bajar los 20 kilos que te propusiste? Baja 3 y ya es ganancia. ¿Que no te va a alcanzar para correr la maratón de NY? Corre 5Ks o 2, o los que te alcancen. Corre diario un mes: tu condición te lo agradecerá y si el año que entra tendrás mejores elementos para fijarte metas. ¿Que no te va a alcanzar para ahorrar los mil pesos? Ahorra cien. Lo importante no es el resultado, sino el ir creando el hábito.

Yo en 2011 no voy a escribir el Best-Seller que quería. Pero en exactamente 6 días y 13 horas voy a participar en el NaNoWriMo (National Novel Writing Month) con el propósito de escribir 2,000 palabras diarias y tener un borrador de 50,000 palabras a fines de mes. Si el resultado es bueno, ya tengo material para trabajar en el 2012. Si no, a otra cosa mariposa.

Porque lo cierto es que lleguemos o no a la meta a la que nos propusimos, el esfuerzo de intentarlo nos enriquece. Y yo no sé ustedes, pero yo prefiero invertir las últimas semanas del 2011 tratando de lograr algo que me es importante, que derrocharlos picándome el ombligo y esperando que llegue otro año para -ahora si- ponerme las pilas para cambiar…

¡Carpe Diem! -recomendaba el viejo Epicuro- ¡Aprovecha el día hoy!

 

10 comentarios en “¡Carpe Diem!

  1. El tiempo no vuela, se queda.
    Tiempo tiempo tiempo, los filosofos dicen que no existe, pero mis canas dicen que aquí está y no es el tiempo que pasa y que siento sino mi paso en el tiempo y el ni me siente a mi. No se si he llegado a mi meta sólo se que no ha llegado mi fin, mi meta es cuestión de tiempo y el tiempo dará mi fin.
    Año nuevo, vida nueva y costumbres las mismas.
    Un afectuoso saludo y a brindar por los buenos propositos hic.

  2. Claudia definitivamente tienes unamplio conocimiento de la naturaleza humana: Gracias por la reflexión. Entre todos mis propósitos tengo uno que no es muy complicado ni difícil. Comenzaré con él!!! Gracias ….Claudia LAckiz

  3. Yo ya dejè de hacerme propòsitos que luego nunca cumplo. Pero al leerte hoy, me vì como amargosona. Entonces… le entro. Ya elegì mi nuevo buen hàbito.
    tere

    1. Bueno, a decir verdad, yo tampoco hago propsitos: hago planes (o sea, a mis sueos guajiros les pongo cimientos: qu, cmo, de a cmo y con qu). Pero aun as muchos se quedan en el camino y es buen momento de darles un segundo aire!

  4. Fue una enorme y gratísima sorpresa encontrarme con este zoológico. No se si desearte que el resultado con el NaNoWriMo sea bueno, pues dejarías de escribir en tu blog…😦 En fin, que sea lo mejor para ti. Enhorabuena por tu blog. Recibe saludos cariñosos de una familia de locos que sabes que te estima.

    1. Luz Maria MOM, ha, ha, eso está bueno!! Igual grata la sopresa de verte por el Zoo. Pero advierto que el Zoo llegó para quedarse, sea cual sea el resultado del NaNoWriMo… es el hogar de las más variopintas quimeras mentales sin hogar, así que si cerramos el Zoo a dónde iran tantos huerfánitos? Saludos a los otros 5 locos (y, por supuesto a Octavio Paz) y para tí un fuerte abraxo!

  5. Me dejas pensando (no a la Heidegger, desde luego, simplemente a la DGM) sobre el tema del tiempo. También a mí se me ha pasado endemoniadamente rápido. ¿Qué estará pasando? ¿Será que el correr del tiempo se acelera día con día? ¿Estaré envejeciendo a la velocidad de la luz? ¿Es el tiempo un concepto o una emoción o una extraña mezcla de los dos? O -ni modo que no preguntar,one more TIME, siendo alumno de ilustrísima filósofa-: ¿qué rayos es pues el tiempo? ¿Qué significa eso de que “somos un destello efímero en medio de dos eternidades”? ¿Qué me recomiendas leer -ojalá no sea “Ser y Tiempo”-para entenderle mejor al “tiempo” y no seguirlo “perdiendo” haciendo lo que no y dejando de hacer lo que sí?

    Por otro lado, la idea de hacer una sola cosa durante noviembre se me hace genial. En lo que resta de octubre elegiré cuál de mis actividades pendientes será la que me ayude a formar el buen hábito de cumplir lo que prometo (a mi y a otros).

    Recibe por favor mis saludos eternos e infinitos

    1. Hola David,
      Pues que bueno que piensas a la DGM, Heidegger estaría orgulloso de tí (as am I) porque su primer recomendación a sus alumnos era “quema las notas de mis cursos tan pronto puedas, y haz tuyo lo aprendido, hazlo pensamiento propio”. Lo mismo digo: mejor darle vueltas a estos fascinantes asuntos que volver a lo ya oído (o sease: no te quiero de regreso en Filosofía de la Existencia, ja, ja, ja). Pensar correctamente, sólo en sentido lógico/científico se puede. En la caótica experiencia humana es más un asunto de prueba y error. El tiempo: hay un librito de Paul Ricoeur que se llama Tiempo y Narración (Siglo XXI editores), tiene un par de capítulos bastante esotéricos, pero de pronto si se le entiende a otros! Voy a buscar algo menos demandante para empezar.. Carpe Diem que Noviembre es un magnifico mes para ponernos manos a la obra! Abraxo!

  6. Definitivamente que no tiene que ser el primer día de cualquier año para comenzar a trabajar en algo que quiero alcanzar, así es de que buena idea… en el prácticamente último mes del año, a moverse porque el tiempo sigue su curso y pasa sobre nosotros sin que hagamos mucha conciencia de ello. Bienvenida la reflexión Claudia y manos a la obra, aunque sea a una.

Los comentarios están cerrados.