Brexit: El triunfo de Bin Laden


Lleva 6 años muerto. O al menos eso nos dicen. Pero lo cierto es que los teóricos de la conspiración – esos que ven moros con evidencias falsas por todos lados-, puede que esta vez tengan razón .

Porque Bin Laden no murió en Mayo del 2011. No, su espíritu rebosante de odio aún goza de cabal salud conmutando entre las capitales europeas y los Estados Unidos.

Porque, a ver, ¿qué otra cosa es el Brexit o el éxito de la retórica racista y xenófoba de Donald Trump sino el triunfo de Bin Laden?

Aunque no nos lo digan los medios, el fundador de al-Qaeda tenia una misión muy específica al desatar la jihad global: cambiar el orden mundial, atemorizar a los Occidentales, obligarnos a restringir nuestras libertades y cambiar nuestros estilos de vida.

GCU: Jaque al Principio Democrático Fundamental

Para  llevar el terror a Occidente, en los años 80 Abdalá Azzam, mentor de Bin Laden, creó células terroristas y centros de reclutamiento en Europa y EU. Su objetivo era atraer al Islam radical a musulmanes nacidos en esos países que no hubieran sido capaces de adaptarse al ritmo frenético de la sociedad de consumo.

La estrategia de Azzam, heredada por Bin Laden, era hacer sentir a los europeos y americanos inseguros, temerosos, amenazados… Vulnerables.

imagesPorque Azzam sabía que en el sentimiento de vulnerabilidad germina la semilla del odio al diferente y el deseo de cerrar fronteras, erigir muros, expulsar a los de otra raza, otra religión, otra práctica sexual para rodearse de pura GCU (Gente Como Uno).

Pero la idea de la GCU es profundamente maniquea, pues implica que los güeritos, blanquitos, europeitos, cristianitos, educaditos, gringitos o riquitos son incapaces de cometer atrocidades. Ilusión que, por supuesto, no sobrevive la  más somera pasadita por la historia europea y americana reciente (Digo Hitler, Hiroshima y la destrucción de Iraq y Afganistán no son precisamente joyas de la mentalidad tercermundista…).

Y lo que es más, la idea de la GCU -esa que enarbolan Trump o los artífices del Brexit- va contra el principio básico de la democracia que los vecinos del Norte eligieron -en tiempos más felices- como preámbulo de su Carta Magna: “Nosotros, el pueblo de Estados Unidos creemos que todos los hombres han sido creados libres e iguales, con idéntica dignidad y derechos…”

La Arrogancia del Chapulín

Hoy resulta que no somos ni libres ni iguales, sino que 5.2% de la población mundial (4.4% americanos y .88% británicos) se pone en plan arrogante y desprecia al 94.8% restante, sin importar que la enorme mayoría de esos “diferentes” sean personas honestas y trabajadoras cuyo único “crimen” es cruzar fronteras sin ser GCU.

Como decía Antístines, discípulo de Sócrates: la arrogancia suprema (hybris) es que un chapulín se crea más que otro chapulín por haber nacido en este o en aquel jardín.

bnp_lunar_house2Y en eso radica el triunfo de Bin Laden: en poner de manifiesto la arrogancia de los chapulines anglo-parlantes y crear una situación global en la que el 94.8% de los habitantes de la Tierra es tratada descaradamente como criminal o, en el mejor de los casos (si uno da el “gatazo” de ser GCU), como insecto de segunda.

Pero a nadie le gusta ser tratado como criminal sin evidencia alguna, ni ser denostado por no tener ojo azul, cabello dorado o no creer en el Crucificado. Ni constatar que hay personas que -sin otro mérito que haber visto la luz en ciertas latitudes- se creen mejores que los demás y dueños del Planeta.

Por eso, en la medida en que los grillos de derecha cantan, el odio mundial hacia sus países crece y el deseo de “enseñarles una lección humildad” -que era la justificación favorita de Bin Laden- tristemente se incrementa. Y mientras el odio al otro va creciendo,  Osama se ríe de todos nosotros en el Infierno…

¿Quieres saber más de este y otros temas de Geopolítica actual? Visita nuestro menú de cursos que inician en Septiembre 2016:

2 comentarios en “Brexit: El triunfo de Bin Laden

Los comentarios están cerrados.