statue-of-liberty-crying315

America The Ugly


A lo largo de los últimos treinta años he tenido la oportunidad de seguir de cerca los caprichos de la política internacional. He visto cambios impensables, guerras terribles, atrocidades cometidas en nombre de Dios, revueltas, masacres…

En todas y cada una de estas ocasiones en mi mente ha surgido misma pregunta “¿Como es posible?”. Y siempre esa vocecita interna que Platón llamaba pensamiento ha venido en mi auxilio a darme razones, explicaciones, causas.

Pero el Martes esa vocecita se quedó sin habla. Se quedó aturdida. Estupefacta.

cvucyi9u4aafq1dEl hombre más abominable, racista, sexista, narcisista, insensible e inestable se acababa de convertir en el hombre más poderoso del mundo. Y no llegó ahí cuidando su imagen sino exhibiendo todos y cada uno de sus vicios: burlándose de los discapacitados, denostando a las mujeres, incitando al odio racial, riéndose del dolor ajeno, expulsando de sus conferencias de prensa a sus críticos…

Por las vicisitudes del sistema electoral americano y ante la mirada atónita de millones de seres humanos alrededor del mundo, el mapa de Estados Unidos se fue llenando de espacios color rojo y el azul quedó relegado a las costas de lo que sus habitantes pomposamente llaman “América”.

El hombre impresentable, al que el mundo y el voto popular repudió, se convirtió en el Presidente Electo de los Estados Unidos. Como por un hechizo de cuento, a la medianoche “America the Beautiful” se convirtió en “América the Ugly”. La princesita democrática se convirtió en bruja racista y nos enseñó su rostro más horrible.

Y el “¿Como es posible?” se repitió una y otra vez, en millones de cabezas dentro de Estados Unidos a lo largo y ancho del Planeta.

Explicaciones las hay y se han dado muchas: que si los votantes del “Círculo Oxidado” -esos Estados donde la maquinaria se ha paralizado por la globalización- definieron la elección, que si fue un “whitelash” o desquite del votante blanco contra 8 años de presidencia de un hombre de color, que si el País no estaba listo para una presidencia femenina, que si las drogas y ese 3% de la población que son los migrantes ilegales son la principal amenaza de la Nación más poderosa de la Tierra, que si el Islam los tiene en la mira, que si esto, que si el otro.

Pese al clamor de tantas sesudas explicaciones, a mi parecer la explicación es más sencilla y se resume en una palabra: Donald Trump llegó al poder porque supo explotar magistralmente el miedo de esa América que él mismo tildó de haber quedado “olvidada y rezagada”.

trump43-660x330Y si, la “America” que llevó a Trump al poder es la “América olvidada y rezagada”, pero no únicamente en el ámbito económico. Es la América olvidada, soterrada, la América de posiciones racistas y supremacistas que el mundo había creído superadas. Es la América rezagada cultural y políticamente, la que todavía se cree el mito de la superioridad racial del hombre blanco.

Trump abrió la cloaca de los peores sentimientos de la humanidad y “America The Ugly” se lo premió.

Esta América “rezagada” de rostro abominable siente que el tono conciliador, equitativo y dialogante del Presidente Obama le ha quitado su grandeza. Quiere ser grande de nuevo, lo que en su (primitiva) mente es sinónimo de ejercer su fuerza y poder.

Esta América “olvidada” quiere un Presidente que vuelva a poner al varón blanco en la cima de la pirámide social; un Presidente que los proteja del otro, del diferente -llámese mujer, Mexicano, Islámico, negro- y haga ver al mundo quien manda aquí. Un Presidente que amenace y amedrente al mundo con su armamento y haga bullying económico para que “América” obtenga “lo que se merece”.

¿Y que es lo que se merece esta “América”? ¿Qué se merece una Nación que en la década y media que va del siglo 21 ha destruido dos países y medio (Iraq, Afganistán y Siria), creando el vacío de poder que propició la aparición de ISIS y provocó el éxodo más grande de la historia reciente?

¿Qué se merece una Nación que acapara el 80% de los recursos del mundo, dejando devastación a su paso y repartiendo migajas?

farmworkers¿Qué se merece una población que en, un alarde de doble moral, utiliza a los migrantes para cosechar sus frutos, remodelar sus casas y tener pulcros sus hogares a cambio de un sueldo y condiciones que ningún americano aceptaría para después quejarse de que “no aportan nada y no pagan impuestos”?

La respuesta es simple: esa Nación merece odio.

Y lo siente. “América” siempre ha sabido que no tiene amigos, que el mundo no la quiere: la tolera por necesidad. Y por eso necesita un Presidente narcisista que calme su ansiedad haciendo valer el principio maquiavélico de que “en el arte del gobierno es mejor ser temido que amado”…

Y como Hitler en Mein Kampf (Mi Lucha) eso es lo que Trump le prometió a sus simpatizantes: Una América que flexione el músculo del odio interna y externamente para defender los privilegios de ese hombre blanco que se siente castrado e impotente por la ascensión de las mujeres, de los negros, de los latinos, de los homosexuales, de todos los que no son como él…

statue-of-liberty-crying315Una América que agreda a sus vecinos y “esté dispuesto a cooperar con todas las naciones” mientras bailen al son que ella toque.

Una América que, en suma, actúe como la Alemania de Hitler: poniendo en “su lugar” al diferente como decía la verja de Dachau: “Jedem das Seine”, a cada quien lo suyo…

Y si, esta era la América olvidada y rezagada, la de sentimientos y comportamiento de cloaca, la que todos creímos superada, la que el Martes nos mostró que -pese a toda la retórica democrática y de derechos humanos- está más viva que nunca.

2 comentarios en “America The Ugly

  1. Estimada Claudia, que agradable es poder volver a leerte, agradable y paradójicamente triste por este artículo, ya que desgraciadamente es, en mi opinión, totalmente cierto. La verdad duele.

Los comentarios están cerrados.